Printed From:

C-LDL: EFECTO SOBRE EL RIESGO CARDIOVASCULAR

Presentar niveles elevados de c-LDL es uno de los factores de riesgo de desarrollo de enfermedad cardiovascular, de modo que resulta importante medir periódicamente los niveles de c-LDL en sangre para valorar el riesgo cardiovascular de cada paciente.1

El colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (c-LDL), junto con el colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (c-HDL [high-density lipoprotein]), son uno de los componentes principales del colesterol total. Ambas partículas están formadas por colesterol lipídico, una apolipoproteína y otros componentes, por lo que presentan una estructura similar. Hasta la fecha, se ha supuesto que el c-LDL, comúnmente conocido como “colesterol malo”, fomenta el desarrollo de arterioesclerosis, mientras que el c-HDL, el “colesterol bueno”, presenta un efecto protector en los vasos sanguíneos. Sin embargo, esta suposición es una simplificación excesiva. Los resultados de estudios no han podido demostrar hasta ahora que el aumento de las HDL produzca una reducción de los acontecimientos CV. Es más, se ha descubierto que existen variantes de las HDL que incluso aumentan el riesgo de ateroesclerosis.

pcsk9

pcsk9

Acerca del HDL

Hasta ahora, se creía que los niveles elevados de HDL eran cardioprotectores. Sin embargo, los estudios que intentaron reducir la tasa de acontecimientos cardiovasculares elevando farmacológicamente los niveles de HDL no pudieron demostrar este efecto. No obstante, el grado de funcionalidad de las HDL parece influir en el efecto cardioprotector, o al menos así lo indican los resultados de un estudio reciente con 3000 pacientes2. En resumen, este estudio ha demostrado que cuanto mayor es la cantidad de colesterol devuelto al hígado por las HDL, menor es la incidencia de acontecimientos cardiovasculares2. Sin embargo, no ha demostrado una correlación directa entre los niveles de HDL y la tasa de acontecimientos cardiovasculares2.

Niveles de c-LDL: parámetro de tratamiento importante

Existe una conexión directa entre los niveles de c-LDL y el riesgo cardiovascular de un paciente1, de modo que los niveles de c-LDL son un factor importante en la estimación del riesgo cardiovascular y, por lo tanto, a la hora de decidir si se necesita un tratamiento hipolipemiante. Medir el c-LDL durante el tratamiento en curso también permite la detección del fracaso del mismo y/o la necesidad de un cambio de tratamiento. Los niveles de c-LDL pueden medirse directamente con una prueba de color enzimática o con una técnica de ultracentrifugación, aunque con frecuencia se calcula indirectamente con la fórmula de Friedewald. En esta técnica, el c-HDL medido y el valor de triglicéridos dividido entre cinco se restan al valor de colesterol total.

Niveles objetivo de c-LDL: depende del riesgo cardiovascular de cada paciente

La importancia de los niveles de c-LDL también se ve reflejada en las directrices de la ESC actuales sobre el tratamiento de la enfermedad cardiovascular. Estas recomiendan fijar los niveles objetivo de c-LDL en función del riesgo cardiovascular total del paciente, el cual se determina mediante la estratificación del riesgo específico3. El intervalo de concentración deseada de c-LDL abarca desde <115 mg/dl en pacientes con un riesgo cardiovascular moderado a <70 mg/dl en pacientes con un riesgo muy alto, es decir, pacientes que ya sufren una enfermedad cardiovascular o aquellos que ya presentan un mayor riesgo cardiovascular como consecuencia de la diabetes tipo 1 con daño orgánico o insuficiencia renal crónica moderada o grave3.

Referencias

  1. Cholesterol Treatment Trialists (CTT) Collaboration. Lancet 2010; 376. 1670-86.
  2. Rohatgi A et al. HDL Cholesterol Efflux Capacity and Incident Cardiovascular Events.; N Engl J Med 2014; 371:2383-2393; DOI: 10.1056/NEJMoa1409065
  3. ESC/EAS Guidelines for the management of dyslipidaemias, Eur Heart J 2011; 32: 1769-1818.
  4. Genest J. and Libby P. - Lipoprotein Disorders and Cardiovascular Disease; Journal of Inherited Metabolic Disease 2003
  5. Peter Libby Circulation 2001;104:365-372